11 de febrero de 2017 / 9:26 / en 6 meses

Las excusas del CEO de Twitter parecen noticias ficticias

En la imagen, personas con teléfonos móviles con el logo de Twitter proyectado en el fondo, en una foto ilustrativa tomada en Varsovia el 27 de septiembre de 2013.Kacper Pempel/Illustration/File Photo

(El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son suyas)

Alguien tiene que recordar a Jack Dorsey que lo breve y bueno, dos veces bueno, sobre todo cuando se trata de Twitter. Las elaboradas excusas del consejero delegado de la red social sobre las ganancias del cuarto trimestre de la firma podrían ganar mucho con una edición que sintetice la cuestión: ¡Triste!

La plataforma de chispazos de 140 caracteres tan querida por el presidente Donald Trump anunció que su crecimiento interanual de ingresos en el último trimestre del año pasado fue el más lento desde que salió a bolsa en 2013. A pesar del interés político, mediático, corporativo e inversor en el flujo casi ininterrumpido de tuits de Trump, Twitter logró un aumento de tan solo el 1 por ciento en su facturación.

El jueves 9 de febrero, tras anunciar estos resultados, las acciones cayeron un 12 por ciento en bolsa. Dorsey, que también trabaja de CEO de la empresa de pagos online Square, dijo que los ingresos por publicidad irían por detrás del crecimiento de usuarios.

Pero Twitter sólo ganó un 4 por ciento de usuarios mensuales en el cuarto trimestre frente al año anterior, llegando a los 319 millones. Los usuarios activos diarios aumentaron a un ritmo más rápido, del 11 por ciento, pero Twitter no desglosó esta cifra en términos absolutos, que es la preferida por los compradores de espacio publicitario.

Otras empresas que comparten, de una manera u otra, la reciente atención al líder de Estados Unidos, vieron cómo el interés público repercutía en grandes ganancias en su número de usuarios. El New York Times, por ejemplo, anunció en el cuarto trimestre su mayor incremento en suscripciones digitales desde 2011, y a diferencia de Twitter, su producto es de pago.

Desde que Dorsey volvió al puesto de CEO hace más de un año, Twitter ha seguido con dificultades. No pudo encontrar un comprador. Las salidas de ejecutivos, incluyendo la salida del respetado jefe de operaciones, Adam Bain, han retrasado los esfuerzos para enderezar la nave. Facebook, Google (controlada por Alphabet) y Snap están ganando cuota de publicidad. Y la compañía ha sido lenta a la hora de limpiar los usuarios abusivos.

El enérgico comunicado que indica que Twitter ha hecho "avances significativos" y está posicionada para lograr "un crecimiento y una rentabilidad (en términos de contabilidad GAAP) sostenibles a largo plazo" no están respaldadas por los hechos. Twitter casi duplicó su pérdida, hasta los 167 millones de dólares, en el cuarto trimestre respecto al año anterior. Sus 118 millones de dólares de ganancias no-GAAP en el trimestre, que excluyen convenientemente el valor de las acciones entregadas a los empleados como retribución y gastos de reestructuración, entran en la categoría de noticias ficticias.

El consejo de administración dijo una vez que quería un CEO a tiempo completo, antes de aceptar el compromiso a tiempo parcial de Dorsey. Cada vez está más claro que si el pluriempleado directivo está dándolo todo por Twitter, no es suficiente.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below