El nerviosismo electoral presiona al bono francés al nivel más alto desde 2012

martes 7 de febrero de 2017 15:34 CET
 

Por Abhinav Ramnarayan

LONDRES (Reuters) - La preocupación entre los inversores de que la ultraderecha podría ganar las elecciones presidenciales en Francia y sacar al país de la Unión Europea presionaban el martes la prima que los inversores demandan frente al bono alemán por quedarse con deuda francesa a su máximo nivel desde noviembre de 2012.

La brecha entre el bono francés y el alemán a diez años se amplió a 78 puntos básicos en las primeras operaciones, mientras los nerviosos inversores buscaban seguridad en el bajo riesgo que representa el bono alemán.

Aunque el spread entre los dos se estrechó a medida que avanzaba la sesión, siguió en máximos de varios años.

Las apuestas contra el bono francés han ido creciendo drásticamente ante la inesperada victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses de noviembre.

En las últimas semanas, se intensificaron al mostrar los sondeos que la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, llegaría a la segunda vuelta de las elecciones. Le Pen promete sacar a Francia de la eurozona y llevar a cabo un referéndum sobre la pertenencia a la UE.

Analistas de JPMorgan dijeron la semana pasada que en el caso de una victoria de Le Pen, la diferencia entre el coste s del bono francés y el alemán a diez años podría ampliarse hasta 200 pb.

También ha puesto más presión sobre los bonos franceses el escándalo que rodea al candidato conservador François Fillon, considerado hasta ahora claro favorito, por pagar su mujer con dinero de los contribuyentes por un trabajo no realizado.

Se ha disculpado por lo que dijo fue un error de criterio, pero afirma que el trabajo de su esposa como ayudante parlamentaria durante 15 años había sido auténtico y legal.   Continuación...

 
La preocupación entre los inversores de que la ultraderecha podría ganar las elecciones presidenciales en Francia y sacar al país de la Unión Europea presionaban el martes la prima que los inversores demandan frente al bono alemán por quedarse con deuda francesa a su máximo nivel desde noviembre de 2012. En la imagen, Marine Le Pen, líder del partido político francés Frente Nacional y candidata a las elecciones presidenciales de 2017, en Lyon, Francia, el 5 de febrero de 2017. REUTERS/Robert Pratta