2 de febrero de 2017 / 12:24 / hace 9 meses

El conocido paraíso fiscal de Suiza busca ahora dinero oculto

Suiza, un objetivo perenne para los gobiernos que persiguen a los evasores fiscales, está descubriendo lo que es buscar dinero escondido. En la imagen el secretario de Estado suizo para Asuntos Financieros Internacionales, Joerg Gasser, en una rueda de prensa en Berna, Suiza, el 2 de febrero de 2017. REUTERS/Ruben Sprich

BERNA (Reuters) - Suiza, un objetivo perenne para los gobiernos que persiguen a los evasores fiscales, está descubriendo lo que es buscar dinero escondido.

El Ministerio de Finanzas suizo dijo el jueves que había llegado a un acuerdo con Liechtenstein para intercambiar información fiscal, lo que podría ayudar a descubrir miles de millones de dólares en activos no declarados guardados por ciudadanos suizos en el vecino Liechtenstein.

“Estos activos serán declarados y la persona tendrá la oportunidad de o bien repatriar los activos a Suiza, o pagar impuestos si mantiene su dinero en Liechtenstein”, dijo Joerg Gasser, jefe de la secretaría de Estado de Asuntos Financieros Internacionales.

Se desconoce el montante de los activos suizos no declarados en Liechtenstein, un principado de sólo 38.000 personas situado entre Suiza y Austria.

Sin embargo, según estimaciones de Andreas Brun, analista bancario de Mirabaud Securities LLP, unos 3.500 millones de francos suizos (3.500 millones de dólares) podrían estar en cuentas del Liechtensteinische Landesbank, uno de los mayores bancos del país.

La situación supone invertir los papeles para Suiza, cuyas estrictas leyes de secreto bancario durante años habían convertido al rico país alpino en un refugio para el dinero oculto.

En 2007 se produjo un momento decisivo, cuando Bradley Birkenfeld, ex empleado de UBS, denunció prácticas de evasión fiscal -incluyendo el contrabando de diamantes en un tubo de pasta de dientes- y abrió la puerta a una persecución más amplia de la evasión de impuestos en Suiza.    

UBS, el mayor banco de Suiza, y Credit Suisse, pagaron finalmente 780 millones de dólares y 2.600 millones de dólares, respectivamente, a las autoridades de Estados Unidos por acusaciones de ayudar a evadir impuestos a estadounidenses ricos.

El acuerdo Suiza-Liechtenstein se enmarca en una iniciativa global de compartir información fiscal dirigida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En virtud del intercambio automático de información de la OCDE, los bancos pasan información a las agencias tributarias locales, que a su vez las comparten con homólogas extranjeras.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below