El beneficio de Bankia baja un 23% en 2016 lastrado por cláusulas suelo

lunes 30 de enero de 2017 14:04 CET
 

Por Jesús Aguado

MADRID (Reuters) - Bankia anunció el lunes un descenso del 22,7 por ciento en el beneficio atribuido de 2016, presionado por el deterioro del margen de intereses y nuevas provisiones relacionadas con las cláusulas suelo en las hipotecas vendidas a a sus clientes.

El beneficio atribuible bajó a 804 millones de euros, por debajo de la media de 850 millones de euros de las previsiones de analistas recogidas por Thomson Reuters.

En el cuarto trimestre, el beneficio neto cayó un 73 por ciento intertrimestral, afectado entre otros factores por unas provisiones netas de 65 millones por las cláusulas suelo.

La rentabilidad sobre recursos propios o ROE, una de las principales medidas de rentabilidad del sector, también se resintió en al cuarto trimestre, cerrando diciembre en el 6,7 por ciento, desde el 8,2 por ciento de septiembre.

Sin embargo, su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, dijo en rueda de prensa que esperaba que ésta se elevase al 10 por ciento a medio plazo ante la previsión de una política monetaria más rígida con tipos más altos a partir del año que viene.

"Es previsible que en algun momento haya algún movimiento y, si no es en 2018, será en 2019 y si eso se produce será una gran noticia para la banca", dijo.

Las cuentas de la banca española se han visto afectadas por una decisión del Tribunal Europeo de Justicia del pasado diciembre que dijo que los bancos españoles deben devolver a los clientes lo cobrado indebidamente por las cláusulas suelo.

Según el Banco de España, la factura para el sector financiero español podría ascender a un total de 4.000 millones de euros, aunque Bankia está menos afectada que otras entidades rivales como BBVA y Banco Popular.   Continuación...

 
Bankia anunció el lunes un descenso del 22,7 por ciento en el beneficio atribuido de 2016, presionado por el  deterioro del margen de intereses y nuevas provisiones relacionadas con las cláusulas suelo en las hipotecas vendidas a a sus clientes. En la imagen, un hombre utiliza un cajero de Bankia en Sevilla, 4 de marzo de 2016. REUTERS/Marcelo del Pozo