Las bolsas europeas caen con UBS lastrando a los bancos; Tesco sube

viernes 27 de enero de 2017 10:00 CET
 

MILÁN (Reuters) - Las bolsas europeas bajaban el viernes, con la caída de UBS en las primeras operaciones lastrando a los valores financieros tras registrar un descenso en su beneficio del año pasado, mientras que la mayor cadena de supermercados británica, Tesco, subía tras anunciar una operación de compra por valor de 3.700 millones de libras.    

El índice paneuropeo STOXX 600 perdía un 0,2 por ciento, mientras que el FTSE británico cotizaba plano respaldado por Tesco, que ganaba más de un 10 por ciento después de llegar a un acuerdo para comprar al mayorista de alimentación Booker en un acuerdo que consolida su posición dominante en Reino Unido.

Los títulos de Booker subían a un nivel récord y eran los de mejor comportamiento en el STOXX, con un avance superior al 14 por ciento.

UBS cedía por su parte un 2,6 por ciento. El mayor gestor de patrimonios del mundo registró una caída del 47 por ciento en el beneficio neto de 2016, aunque ofreció un tono más optimista para 2017, ya que las cifras del cuarto trimestre fueron muy superiores a lo previsto por el mercado.

Baader Bank dijo que UBS había anunciado un sólido conjunto de resultados trimestrales, pero que sus operaciones de gestión de patrimonios habían decepcionado.    

Las pérdidas en UBS arrastraban al índice de bancos europeos STOXX un 1 por ciento, siendo el de peor comportamiento en Europa.    

A pesar del débil inicio del viernes, el STOXX 600 sigue camino de terminar la semana con una ganancia de alrededor del 1 por ciento.

 
Las bolsas europeas bajaban el viernes, con la caída de UBS en las primeras operaciones lastrando a los valores financieros tras registrar un descenso en su beneficio del año pasado, mientras que la mayor cadena de supermercados británica, Tesco, subía tras anunciar una operación de compra por valor de 3.700 millones de libras. En la imagen, operadores trabajan en sus mesas delante del ínidce de precios alemán DAX en Fráncfort, Alemania, el 17 de enero de 2017. REUTERS/Staff/Remote