Trump insta a fabricantes de coches a construir nuevas plantas en EEUU

martes 24 de enero de 2017 17:53 CET
 

Por David Shepardson

WASHINGTON (Reuters) - El presidente estadounidense, Donald Trump, instó el martes a los máximos ejecutivos de General Motors Co, Ford Motor Co y Fiat Chrysler Automobiles NV a que aumenten la producción de vehículos en Estados Unidos e impulsen el empleo en el país.

Trump recibió en la Casa Blanca a los presidentes ejecutivos de GM, Mary Barra; de Ford, Mark Fields, y de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, a quienes dijo que quiere ver que se construyan nuevas plantas de automóviles en Estados Unidos.

"Tenemos un gran impulso para tener plantas de automóviles y otras plantas", dijo a periodistas el mandatario.

Trump, quien asumió el cargo el viernes pasado, se comprometió en la cita a reducir las regulaciones y los impuestos para que sea más atractivo para las empresas operar en Estados Unidos.

"¡Quiero que se construyan plantas nuevas para automóviles vendidos aquí!", declaró Trump en Twitter antes del desayuno con los ejecutivos de las automotrices.

Los fabricantes de automóviles de Estados Unidos han sido reacios a construir nuevas plantas en EEUU en los últimos años, pero han ampliado algunas operaciones de plantas existentes.

Trump ha criticado a los fabricantes de coches por construir vehículos en México y en otros países y ha amenazado con imponer aranceles de 35 por ciento sobre los autos importados.

La reunión es la más reciente señal del grado poco común de intervención de Trump como presidente en los asuntos corporativos, tras pedir en forma reiterada a fabricantes de coches y otras empresas manufactureras que "contraten estadounidenses".   Continuación...

 
El presidente estadounidense, Donald Trump, instó el martes a los máximos ejecutivos de General Motors Co, Ford Motor Co y Fiat Chrysler Automobiles NV a que aumenten la producción de vehículos en Estados Unidos e impulsen el empleo en el país. En la foto, Donald Trump, saluda al presidente ejecutivo de Ford, Mark Fields (derecha), durante una reunión con líderes del sector automovilístico en la Casa Blanca en Washington el 24 de enero de 2017. REUTERS/Kevin Lamarque