24 de enero de 2017 / 15:08 / en 7 meses

Rajoy reconoce "nubarrones" en 2017, insta a dialogar a los líderes catalanes

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, realizó el martes un pronóstico optimista sobre el ejercicio recién iniciado, aunque reconoció la existencia de desafíos tanto dentro como fuera de España que podrían empañar el "horizonte esperanzador" que dijo vislumbrar tras un 2016 "políticamente convulso". Imagen de Mariano Rajoy en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, en Madrid, España, el 30 de diciembre de 2016.Andrea Comas

MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, realizó el martes un pronóstico optimista sobre el ejercicio recién iniciado, aunque reconoció la existencia de desafíos tanto dentro como fuera de España que podrían empañar el "horizonte esperanzador" que dijo vislumbrar tras un 2016 "políticamente convulso".

"Este año 2017 se nos presenta con un horizonte mejor del que cabría imaginar hace unos meses, pero no está exento de serios nubarrones", dijo durante un almuerzo informativo, en el que sacó pecho por las cifras de PIB y de crecimiento del empleo registradas en 2016.

El líder del Partido Popular subrayó que en 2017 está previsto que España recupere el nivel de PIB anterior a la crisis, aunque admitió que el país sigue lejos de recuperar el nivel de ingresos públicos y de empleo, con una tasa de paro que ronda el 19 por ciento de la población activa.

Sobre los retos procedentes del exterior, Rajoy citó el Brexit como la principal amenaza, reconociendo que tendría un impacto económico importante en las relaciones bilaterales, dado que uno de cada cinco turistas extranjeros que visitan España es británico y Reino Unido es el primer destino de inversión de las empresas españolas.

"Mi gobierno va a trabajar para que la salida del Reino Unido de la Unión Europea se produzca de la manera más ordenada posible, de forma que ello redunde en un beneficio mutuo y cree el menor número de problemas a los ciudadanos británicos y españoles", declaró.

Rajoy también mencionó durante su discurso la toma de posesión del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, diciendo que España y Estados Unidos seguirían siendo socios estratégicos fuera quien fuera el inquilino de la Casa Blanca, aunque aprovechó para abogar por el libre comercio.

"Desde esas relaciones de amistad seguiremos defendiendo nuestras convicciones que pasan por un modelo de sociedad abierta e integradora, por la cooperación multilateral y por la libertad de comercio", dijo.

Respecto a los desafíos nacionales, Rajoy dijo que el gran reto al que se enfrentaban los españoles era el de la unidad y la soberanía nacional, y se mostró especialmente duro cuando reiteró su oferta al presidente catalán, Carles Puigdemont, que pretende convocar un referéndum independentista este año.

"Mi mano sigue estando tendida (...) a algunos responsables políticos de Cataluña les iría mejor si buscaran esa mano tendida en vez de estar abrazados a la radicalidad y maniatados al extremismo", dijo.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below