La "Trumpeconomía" puede ser la medicina equivocada para EEUU

sábado 21 de enero de 2017 10:42 CET
 

Por Howard Schneider

WASHINGTON (Reuters) - Los recortes de impuestos, la desregulación y el mayor gasto federal propugnado por la administración entrante de Trump son remedios clásicos para combatir el estancamiento económico y las largas colas de desempleo.

Pero esa medicina puede ser demasiado fuerte para una economía que ha registrado crecimiento en los últimos ocho años, con unos salarios en aumento y una tasa de desempleo cerca de lo que muchos economistas consideran empleo "pleno".

Un análisis de Reuters sobre los datos regionales de empleo y las tendencias históricas sugiere que el estímulo podría impulsar la demanda de trabajadores en áreas donde la mano de obra ya es reducida. A su vez, esto podría alimentar la inflación, obligar a la Reserva Federal a subir los tipos más rápidamente de lo esperado y hacer de la recesión una mayor amenaza. (Gráfico: tmsnrt.rs/2jnYC9V)

Lo que el país necesita ahora, dicen los economistas laborales y los funcionarios de la Fed, es una cirugía de pequeño calibre: políticas centradas en las áreas rurales y el corazón industrial de regiones deprimidas, zonas que han perdido la sintonía con la marcha de la economía global y se erigieron en baluartes del apoyo popular a Donald Trump en su carrera a la presidencia.

"Si pensamos en lo que Trump está heredando, se trata de una economía en la que gran parte de la reciente crisis ha sido resuelta", dijo Jed Kolko, economista jefe la web de empleo indeed.com.

"Los desafíos que quedan son los más difíciles de corregir", dijo, citando como ejemplos la decadencia del cinturón de carbón o el aumento del uso indebido de fármacos en las comunidades deprimidas del país.

Trump asume el cargo este viernes prometiendo fortalecer a la clase media y devolver los empleos a millones de trabajadores marginados realizando un gasto enorme en la envejecida infraestructura de la nación, con políticas agresivas en materia de comercio y recortes de impuestos para estimular la inversión.

Ciertamente, hay argumentos a favor de utilizar una inyección de gasto para darle un impulso a la economía tras un periodo prolongado de crecimiento tibio que pocas veces ha superado el 2 por ciento.   Continuación...

 
Los recortes de impuestos, la desregulación y el mayor gasto federal propugnado por la administración entrante de Trump son remedios clásicos para combatir el estancamiento económico y las largas colas de desempleo. En la imagen, el presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump en una ceremonia en honor de su toma de posesión en Washington, 20 de enero de 2017.  REUTERS/Jonathan Ernst