20 de enero de 2017 / 9:32 / en 7 meses

El impacto de los robots en el empleo, una creciente preocupación en Davos

La apertura de los mercados y el comercio mundial han sido acusados de provocar masivas pérdidas de empleos durante la última década, pero altos ejecutivos internacionales miran a las máquinas como las verdaderas culpables. En la imagen, el robot humanoide RoboThespian en una conferencia de robótica en Pekín el 21 de octubre de 2016.Thomas/File Photo

DAVOS, Suiza (Reuters) - La apertura de los mercados y el comercio mundial han sido acusados de provocar masivas pérdidas de empleos durante la última década, pero altos ejecutivos internacionales miran a las máquinas como las verdaderas culpables.

    Y aunque los líderes empresariales reunidos en el Foro Económico Mundial (WEF) en Davos saborean la ganancia de productividad que puede aportar la tecnología, también advirtieron esta semana de que los daños colaterales en el empleo deben abordarse más seriamente.

Desde taxistas hasta profesionales de la salud, tecnologías como robótica, coches sin conductor, inteligencia artificial y la impresión tridimensional hacen que cada vez más trabajos estén en riesgo.    Adidas, por ejemplo, pretende utilizar la impresión tridimensional en la fabricación de algunas zapatillas deportivas.

"Se perderán empleos, se desarrollarán empleos y esta revolución va a ser eterna, no va a tener en cuenta las clases y va a afectar a todos", dijo Meg Whitman, consejera delegada de Hewlett Packard Enterprise.    Así, mientras que algunos partidarios de Donald Trump y el Brexit confían en que las nuevas políticas gubernamentales recuperen para el país empleos perdidos, economistas estiman que el 86 por ciento de las pérdidas de empleos manufactureros en Estados Unidos se deben a la caída de la productividad, según el informe anual de riesgos del WEF.

"La tecnología es el gran problema y no lo reconocemos", dijo el jueves Mark Weinberger, presidente de la consultora EY, señalando que había una tendencia a culpar siempre a los socios comerciales.

    El telón de fondo político está llevando a los CEOs a tomarse más en serio el reto de la formación continua de la mano de obra para mantenerse al día ante el crecimiento exponencial de los avances tecnológicos.

"Creo que lo que estamos alcanzando ahora es un momento en el que quizás tengamos que encontrar carreras alternativas a lo largo de nuestra vida", dijo a Reuters el consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella.

    En la última década, la tecnología ha hecho perder más empleos que cualquier otro factor, y John Drzik, responsable de riesgo global en el corredor de seguros Marsh, espera más de lo mismo.

    "Eso va a plantear desafíos, sobre todo teniendo en cuenta el contexto político", dijo Drzik, quien ayudó a compilar el informe del WEF.

En comparación con la represión de la inmigración mediante el endurecimiento de las fronteras, lidiar con el impacto de la tecnología como destructora de puestos de trabajo es quizás algo aún menos fácil de controlar.

    Pese a que muchas tecnologías avanzadas siguen siendo más caras que la mano de obra de baja o mediana cualificación en el corto plazo, es probable que el cambio se acelere a medida que los costes bajen.

CRECIENTE BRECHA

Los avances tecnológicos requieren que gobiernos, empresas e instituciones académicas desarrollen mano de obra con más formación y altamente cualificada, dijeron ejecutivos en Davos.    Pero este cambio hacia trabajadores cualificados también amplía la brecha de ingresos y alimenta la creciente desigualdad.     Jonas Prising, consejero delegado de la firma de personal ManpowerGroup, señaló que el desempleo en Estados Unidos es sólo del 2 al 2,5 por ciento entre las personas con estudios universitarios, pero sube al 9-10 por ciento entre las personas con baja o ninguna formación.

El alcance del riesgo sobre el empleo de lo que el WEF llama la "cuarta revolución industrial" que "desdibuja las líneas entre las esferas físicas, digitales y biológicas" no está claro.

    Un estudio de la Universidad de Oxford en 2013 dijo que casi la mitad de los empleos en Estados Unidos estaban en riesgo, mientras que en 2015 Forrester Research predijo una pérdida neta de sólo el 7 por ciento para 2025, ya que algunos empleos perdidos serán reemplazados por otros nuevos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below