George Soros dice que Trump fracasará y el sueño de los mercados llegará a su fin

viernes 20 de enero de 2017 08:54 CET
 

Por Jennifer Ablan y Trevor Hunnicutt

(Reuters) - El millonario inversor George Soros dijo el jueves que los mercados globales caerán debido a la incertidumbre sobre las políticas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

"Ahora la incertidumbre está en su punto más alto", dijo Soros a Bloomberg News en la cena anual que realiza con la prensa en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. "No creo que a los mercados les vaya a ir bien", agregó.

Las acciones en Wall Street subieron después de la victoria electoral de Trump el 8 de noviembre. El republicano asumirá el poder el viernes.

"Los mercados ven que Trump va a eliminar regulaciones y va a reducir impuestos, ese ha sido el sueño", dijo Soros. "El sueño tiene que hacerse realidad".

Trump, sin embargo, ha pedido que se apliquen impuestos en la frontera y que Estados Unidos se retire del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica impulsado por su predecesor, entre otras políticas que tendrán consecuencias inciertas para el crecimiento de Estados Unidos, dijo Soros.

"Es imposible predecir exactamente cómo va a actuar Trump", afirmó.

Soros, quien fundó el Soros Fund Management LLC y ahora es presidente de la firma con sede en Nueva York, fue un importante contribuyente del grupo que recaudaba fondos para la candidata presidencial Hillary Clinton y ha donado a otros grupos que apoyan a los demócratas.

El millonario dijo sobre el presidente electo: "Personalmente, estoy convencido de que va a fracasar. No debido a gente como yo a la que le gustaría verlo fracasar. Sino porque las ideas que lo guían son inherentemente contradictorias y esas contradicciones ya se han materializado en sus asesores (...) y su gabinete".

 
El millonario inversor George Soros dijo el jueves que los mercados globales caerán debido a la incertidumbre sobre las políticas del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. En la imagen, Soros en una fotografía de archivo de 2016. REUTERS/Luke MacGregor/File Photo