El líder de Samsung, interrogado 22 horas por un escándalo de corrupción

viernes 13 de enero de 2017 11:26 CET
 

Por Se Young Lee y Ju-min Park

SEÚL (Reuters) - El número uno del grupo Samsung, Jay Y. Lee, abandonó la oficina del fiscal surcoreano el viernes después de más de 22 horas de preguntas sobre sospechas de sobornos, en un escándalo de tráfico de influencias que podría derribar a la presidenta Park Geun-hye.    

Lee dejó la oficina del fiscal especial sin contestar preguntas de los periodistas y se dirigió a un coche que le esperaba.    

Los fiscales han estado investigando si Samsung dio 30.000 millones de wons (25,46 millones de dólares) a un negocio y fundaciones respaldadas por la amiga de Park, Choi Soon-sil, a cambio del apoyo del fondo nacional de pensiones para la fusión en 2015 de dos filiales de Samsung.    

La fiscalía especial dijo que decidiría el domingo si emitía una orden de detención para Lee, de 48 años, líder de tercera generación del mayor conglomerado de Corea del Sur.

No había planes para interrogarlo más veces.    

Lee negó algunas de las sospechas contra él, pero admitió otras, dijo Lee Kyu-chul, un portavoz de la fiscalía especial que se negó a dar más detalles.    

Una portavoz de Samsung rechazó hacer comentarios.

El escándalo de corrupción ha alcanzado las más altas esferas de Corea del Sur, con Park siendo destituida por el Parlamento en diciembre, en una decisión que debe ser confirmada o revocada por el Tribunal Constitucional. Park, que ha sido despojada de sus poderes, ha negado haber cometido delitos.       Continuación...

 
El número uno del grupo Samsung, Jay Y. Lee, abandonó la oficina del fiscal surcoreano el viernes después de más de 22 horas de preguntas sobre sospechas de sobornos, en un escándalo de tráfico de influencias que podría derribar a la presidenta Park Geun-hye.   En la imagen, Lee, en el centro, llega para ser interrogado en la oficina del asesor independiente en Seúl el 12 de enero de 2017. REUTERS/Ahn Young-joon/Pool