El BCE reduce el volumen de sus compras de bonos pero amplía su duración

viernes 9 de diciembre de 2016 10:41 CET
 

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo sorprendió a los mercados financieros el jueves al anunciar que iba a recortar su programa de recompra de activos a partir de abril, aunque se reservó el derecho de volver a incrementar las compras si fuera necesario para apuntalar la recuperación de la zona euro.

El BCE recortó el volumen de su programa de compra de bonos a 60.000 millones de euros mensuales desde abril desde los 80.000 millones actuales, al tiempo que extendió el programa en nueve meses hasta finales de 2017.

Los mercados habían esperado una extensión del programa con el ritmo actual de 80.000 millones de euros durante otros seis meses.

El euro subió inicialmente a un máximo de tres semanas frente al dólar, para volver a replegarse rápidamente a sus niveles iniciales. También las rentabilidades de los bonos de la zona euro subieron brevemente, aunque luego devolvieron sus ganancias.

"El banco ha extendido su programa de flexibilización cuantitativa hasta diciembre, que es más de lo que el mercado esperaba", dijo Naeem Aslam, analista jefe de ThinkMarkets.

"Sin embargo, el banco va a reducir su capacidad de acción después de marzo y sólo comprará 60.000 millones. Así que usted puede decir que el banco está frenando de forma más suave".

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dejó claro, sin embargo, que no estaba encima de la mesa el fin del programa.

"No hubo ningún debate hoy sobre la disminución gradual", dijo en rueda de prensa.

El banco se mostró también firme de que el nuevo plan era reversible.   Continuación...

 
El Banco Central Europeo ha decidido mantener sin cambios sus tipos de referencia, incluyendo el de refinanciación del 0,0 por ciento, al tiempo que ha recortado de forma inesperada el volumen de su programa de compra de bonos a 60.000 millones de euros desde abril desde los 80.000 millones actuales. En la imagen, el presidente del BCE, Mario Draghi, en rueda de prensa en Fráncfort el 8 de diciembre de 2016.  REUTERS/Ralph Orlowski