Draghi: "La integración europea se ha debilitado por los populismos"

miércoles 30 de noviembre de 2016 10:03 CET
 

Por Paul Day

MADRID (Reuters) - La propagación de los movimientos populistas está amenazando la integración europea y los esfuerzos para encontrar respuestas conjuntas a la inmigración, la seguridad y otras preocupaciones compartidas, dijo el presidente del BCE, Mario Draghi, en una entrevista publicada el miércoles.

    En una entrevista al diario español El País, Draghi vertió comentarios contundentes sobre los acontecimientos políticos. "Las preocupaciones dominantes de los ciudadanos de la Unión son ahora la inmigración, la seguridad antiterrorista, la defensa, la protección de las fronteras", dijo.

"Todas ellas son asuntos supranacionales que requieren una respuesta común. La integración europea es la respuesta adecuada, pero se ha debilitado en los últimos tiempos, en parte por los populismos", añadió.

Draghi no mencionó partidos concretos, pero una serie de movimientos ha sacudido el panorama político, entre ellos el partido británico UKIP, que ayudó a impulsar el Brexit, y el Frente Nacional francés, que quiere su propio referéndum anti-UE.

Las elecciones que vienen en Francia, Alemania y Holanda, tres países en el que el populismo es creciente, han aumentado el riesgo de que los Gobiernos se alejen de las reformas estructurales necesarias, dejando en manos del BCE la pesada carga de impulsar el crecimiento.

    Los comentarios de Draghi sobre la integración como respuesta a las preocupaciones por la seguridad llegan en un momento en el que la Comisión Europea va a presentar su mayor plan en más de una década para revitalizar el sector de defensa con un nuevo fondo conjunto de investigación.

EL OBJETIVO DE INFLACIÓN SE ALCANZARÁ EN 2018-2019   Continuación...

 
La inflación en la zona euro debería volver a la meta del Banco Central Europeo de cerca de pero por debajo del 2 por ciento entre 2018 y 2019, dijo el miércoles el presidente del BCE, Mario Draghi a El País. En la imagen de archivo, Draghi en una comparecencia en el Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, el 28 de noviembre de 2016.   REUTERS/Yves Herman