28 de noviembre de 2016 / 14:47 / en 9 meses

Dimite la cúpula del portugués Caixa Geral tras negarse a difundir ingresos

El recientemente designado consejero delegado del banco nacionalizado Caixa Geral de Depositos (CGD) y seis miembros del consejo de administración han dimitido, informó el lunes el Gobierno, retrasando potencialmente la recapitalización de 5.000 millones de la entidad en dificultades. En la imagen, la entrada de la sede del banco portugués Caixa Geral de Depositos en Lisboa, el 21 de julio de 2010.Jose Manuel Ribeiro

LISBOA (Reuters) - El recientemente designado consejero delegado del banco nacionalizado Caixa Geral de Depositos (CGD) y seis miembros del consejo de administración han dimitido, informó el lunes el Gobierno, retrasando potencialmente la recapitalización de 5.000 millones de la entidad en dificultades.

Las dimisiones se producen después de la demanda judicial que pedía que el equipo gestor, que asumió en agosto pasado, declarase sus ingresos y activos. El equipo argumentó que sus contratos tenían una cláusula que les impedía ofrecer esa información, y se negaron a cederla.

CGD es el mayor banco del país por activos y sus problemas han contribuido a la debilidad general del sector bancario de Portugal, que aún arrastra dos rescates bancarios en 2014 y 2015 que han minado la confianza inversora.

El presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, instó a principios de mes al consejo de administración a que declarara sus ingresos y activos "en el nombre de la transparencia y en defensa del interés nacional".

En un comunicado, el ministerio de Finanzas dijo que lamentaba la decisión del consejero delegado, Antonio Domingues, de dimitir. Domingues, que anteriormente fue miembro del consejo de administración de Banco BPI, no estuvo disponible para hacer comentarios.

El ministerio dijo que la dimisión tendría efecto a final de año y que pronto se designará un nuevo consejero delegado "para dar continuidad al plan de negocios y la recapitalización ya aprobados".

La Comisión Europea y Portugal alcanzaron un acuerdo en agosto sobre la recapitalización de CGD, que se ha visto plagado de masivos préstamos dudosos. El plan incluye una inyección directa del Estado de hasta 2.700 millones de euros y la emisión de 1.000 millones de euros en bonos de CGD, procediendo el resto de otros mecanismos de deuda y acciones.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, dijo el lunes que el acuerdo seguía en vigor pese a las dimisiones.

El Gobierno ha dicho que espera llevar a cabo la inyección en el primer trimestre del próximo año, cuando CGD emita también los primeros 500 millones de euros en bonos.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below