Supervisor alemán advierte contra desregulación financiera tras victoria de Trump

viernes 11 de noviembre de 2016 15:40 CET
 

FRÁNCFORT (Reuters) - El regulador del sector financiero alemán advirtió el viernes en contra de una flexibilización de las normas bancarias posteriores a la crisis financiera.

Felix Hufeld, presidente de Bafin, el principal regulador financiero de Alemania, hizo esta petición en una conferencia sectorial días después de la victoria electoral de Donald Trump, que había dicho que si llegaba a la Casa Blanca desecharía algunas normas financieras para ayudar a las empresas estadounidenses.

El lobby financiero y bancario en Estados Unidos y Europa también ha estado presionando por una menor regulación postcrisis, la cual en opinión del sector está frenando su capacidad de prestar a las empresas y estimular el crecimiento de unas economías que siguen sufriendo.

"Apenas 10 años después del inicio de la crisis financiera, una vez más escucho clarines que piden desregulación", dijo Hufeld, sin referirse explícitamente a Trump en su discurso.

"Y tengo la impresión de que estos sonidos son cada vez más fuertes", añadió Hufeld. "Eso no está exento de riesgos".

El presidente electo Trump dijo durante su campaña que se opondría a las regulaciones financieras y en mayo aseguró que derogaría la ley Dodd-Frank para reformar Wall Street, que aprobada en 2010 tras la crisis financiera y que facultó a las agencias reguladoras federales para restringir la capacidad de los bancos a la hora de hacer inversiones arriesgadas.

Hufeld también advirtió que una flexibilización o eliminación de las leyes existentes conduciría a una nueva crisis financiera.

"El sector, al igual que la política y los reguladores, necesita previsibilidad y continuidad, no volatilidad regulatoria", dijo el jefe de Bafin.

 
El regulador del sector financiero alemán advirtió el viernes en contra de una flexibilización de las normas bancarias posteriores a la crisis financiera. En la imagen, Trump saluda a partidarios en un rally en Manhattan, el 9 de noviembre de 2016. REUTERS/Jonathan Ernst