Las navieras japonesas fusionarán su negocio de contenedores

lunes 31 de octubre de 2016 11:40 CET
 

Por Tim Kelly

TOKIO (Reuters) - Las tres principales navieras japonesas dijeron que integrarán sus operaciones de contenedores para crear la sexta mayor flota del mundo, sumándose a una tendencia de consolidación en un sector golpeado por la mayor crisis de su historia.

El exceso de capacidad y un crecimiento económico anémico a nivel mundial han dejado inactivos cientos de barcos en la peor crisis de la industria desde su nacimiento en los años 50 y 60. Su mayor víctima ha sido la surcoreana Hanjin Shipping Co Ltd que quebró en agosto.

Nippon Yusen, Mitsui OSK Lines Ltd y Kawasaki Kisen Kaisha Ltd dijeron que formarían una joint venture que tendrá 2 billones de yenes en ingresos combinados (19.100 millones de dólares) y controlará el siete por ciento de la capacidad mundial de contendores.

"El objetivo de unirse en este momento es que ninguno de nosotros desaparezca", dijo Tadaaki Naito, presidente de Nippon Yusen, en una rueda de prensa en Tokio.

La industria de contenedores ha experimentado una oleada de megafusiones ya que las empresas buscan socios y reducir costes para navegar las aguas de un mercdo deprimido, y los expertos dicen que son probables más acuerdos.

La número tres del mundo, la francesa CMA CGM, está en proceso de adquirir Neptune Orient Lines (NOL) de Singapur, mientras que la alemana Hapag-Lloyd AG acordó previamente este año fusionarse con United Arab Shipping Company (UASC).

En China, dos rivales que estuvieron controlados por el Estado, COSCO y China Shipping Group, se han fusionado para crear China COSCO Shipping Corporation, la cuarta empresa de transporte de contenedores del mundo. Por otro lado, China Merchants Group está comprand oel grupo logístico Sinotrans & CSC Holdings Co.

 
Las tres principales navieras japonesas dijeron que integrarán sus operaciones de contenedores para crear la sexta mayor flota del mundo, sumándose a una tendencia de consolidación en un sector golpeado por la mayor crisis de su historia. En la imagen de archivo, el logo de la japonesa Nippon Yusen (NYK Line) en un puerto en Tokio.   REUTERS/Stringer/File Photo