El Gobierno balear aprueba un nuevo impuesto de turismo sostenible

viernes 8 de enero de 2016 17:04 CET
 

MADRID (Reuters) - El Gobierno balear aprobó el viernes un nuevo impuesto turístico que grabará la estancia de cada turista mayor de 16 años con un extra de entre 0,25 y 2,0 euros por noche.

El impuesto se aplicará en hoteles, pensiones, viviendas turísticas y en los cruceros que hacen escala en los puertos del archipiélago.

El objetivo de la nueva tasa es recaudar entre 70 y 80 millones de euros al año para proteger el medio ambiente y garantizar un turismo sostenible.

"Esta previsto que la nueva ley se aplique en junio una vez concluido el trámite parlamentario y elaborada la regulación de la misma", dijo una fuente oficial del gobierno balear.

Según el informe económico que acompaña la ley, la nueva ecotasa podría aportar en el primer año -- de junio a diciembre -- unos 50 millones de euros a las arcas públicas baleares.

Las Islas Baleares fueron el año pasado el tercer destino turístico español, con casi 11,4 millones de visitantes extranjeros, solo superado por Cataluña y Canarias.

La nueva ley estable una tarifa de dos euros por noche para los hoteles de cinco estrellas y los apartamentos turísticos de lujo (cuatro llaves y superior).

Los turistas en los hoteles de cuatro estrellas y los apartamentos de tres llaves superior pagarán 1,5 euros por noche. En los demás establecimientos hoteleros, apartamentos turísticos y en los cruceros se aplicará una tasa de un euro por noche, mientras que los hostales, pensiones y campings cobrarán 0,5 euros por noche.

La ley eximirá el pago de la nueva tasa a los menores de 16 años y contempla bonificaciones para estancias en temporada baja (1 de noviembre a 30 de abril) y estancias superiores a ocho días.   Continuación...

 
El Gobierno balear aprobó el viernes un nuevo impuesto turístico que grabará la estancia de cada turista mayor de 16 años con un extra de entre 0,25 y 2,0 euros por noche. En la imagen, turistas en la playa del Arenal en Mallorca, el 25 de julio de 2014. REUTERS/Enrique Calvo