ANÁLISIS- Pocas esperanzas de un gran repunte económico mundial

domingo 27 de diciembre de 2015 11:41 CET
 

Por Ross Finley y Silvio Cascione y Rahul Karunakar

LONDRES/BRASILIA/BENGALURU (Reuters) - La economía mundial podría experimentar en 2016 otro año como 2015, en el que el modesto crecimiento de las economías desarrolladas compensará la persistente debilidad en otras regiones, pero generando poca inflación y manteniendo unos tipos de interés bajos.

El anticipado aumento del coste del endeudamiento en Estados Unidos, hasta entonces a tipo de interés cero, fue una muestra de confianza en la mayor economía del mundo, pero China aún se encuentra con dificultades para lanzarse a un recorte de tipos.

Aunque algunos países, como Brasil, tienen problemas de inflación, principalmente de cosecha propia, la primera subida de tipos de la Fed después de la crisis difícilmente puede ser la cura para los males económicos que afligen al resto del mundo.

En un momento en el que los tipos de cambio dominan el debate sobre las políticas económicas en muchos países, lo que ocurra con el dólar será de importancia para muchos.

"La pregunta clave es si la economía de Estados Unidos tiene finalmente la suficiente solidez no solo para sostener su propia recuperación, sino también para impulsar el comercio mundial y el crecimiento global de manera que permita que cedan las presiones deflacionarias externas que pesan sobre la inflación de Estados Unidos", apuntaron los economistas de HSBC Janet Henry y James Pomeroy.

Junto con un descenso brusco en el volumen de las transacciones comerciales mundiales y una caída continua de los precios de las materias primas, el alza del dólar este año ha dejado el crecimiento industrial casi estancado, lo que frena las presiones inflacionistas procedentes del exterior.

El otro extremo, de acuerdo con HSBC, es que Estados Unidos "gracias a un dólar fuerte, simplemente se convertirá en una nueva víctima de la cadena de transmisión deflacionaria que ha afectado a la economía mundial desde hace una década, y acabe siguiendo el paso de los demás bancos centrales de los países desarrollados, que elevaron los tipos pero pronto descubrieron que tenían que cambiar de rumbo".

"Es probable que el resultado esté en algún lugar a medio camino".   Continuación...

 
En la imagen, frutas a la venta en un mercado de Hanoi, Vietnam, 24 de diciembre de 2015. REUTERS/Kham