Cunde la corrupción entre grandes empresas europeas - sondeo

miércoles 18 de mayo de 2011 19:34 CEST
 

Por Kirstin Ridley

LONDRES, 18 may (Reuters) - Más de un tercio de los empleados de las grandes compañías europeas están dispuestos a ofrecer dinero o regalos caros para ganar negocios, dado que las crisis económicas llevan a las empresas a tomar el camino más fácil para salir adelante.

En su encuesta europea de fraudes de 2011, la consultora Ernst & Young dijo el miércoles que los ejecutivos griegos y rusos eran los más dispuestos a ofrecer sobornos en metálico, y los helenos están también a la cabeza de la lista de los más dispuestos a ofrecer regalos personales.

Francia y Noruega mostraron las cuentas más limpias, aunque dos tercios de las 2.365 personas encuestadas en 25 países europeos admitieron que el soborno y la corrupción estaban extendidas en sus sectores, y casi la mitad no sabía de políticas anticorrupción en la empresa.

"La complacencia con el fraude, el soborno y la corrupción, sumado a las iniciativas de reducción de costes en muchas empresas, crea una exposición adicional", dijo David Stulb, que encabeza la unidad global de servicios de investigación de fraudes y disputas de Ernst & Young.

El Acta de Corrupción de Reino Unido, que comienza a partir de julio, preocupa a los líderes empresariales, en parte por las onerosas multas en caso de que no prevengan la corrupción, que podría hacer responsables penales a las empresas en caso de que su personal, filiales o "personas asociadas" ofrezcan sobornos en cualquier parte del mundo.

Tras entrevistar a empleados que iban desde obreros a destacados ejecutivos, Ernst & Young dijo que más del 40 por ciento reconoció que había utilizado el soborno y la corrupción en los últimos dos años de la crisis económica. En España, un 23 por ciento dijo estar dispuesto a hacer pagos en efectivo y un 20 por ciento a hacer regalos.

Cerca de una cuarta parte no confiaba en que la gerencia de la empresa se comportara éticamente y casi un 60 por ciento esperaba que los ejecutivos de alto rango tomaran el camino más fácil para conseguir las metas. La mitad de los gerentes consultados estuvo de acuerdo.

Ernst & Young dijo que solo un 26 por ciento de los trabajadores en Reino Unido y menos del 20 por ciento en Francia y Alemania habían recibido capacitación contra la corrupción.   Continuación...