15 de diciembre de 2010 / 18:38 / en 7 años

ENFOQUE-Argentina supera a Brasil como exportador de jugadores

Por Miguel Lobianco

BUENOS AIRES, 15 dic (Reuters) - Argentina le arrebató a su vecino Brasil el título del mayor exportador de futbolistas del mundo, una tendencia que no podría significar nada bueno para la liga del país sudamericano.

Los jugadores se han convertido en activos disponibles para que los clubes puedan vender y eliminar de esta forma sus deudas, dijo un representante, mientras el creciente éxodo de los mejores futbolistas jóvenes de Argentina deja un vacío a nivel local.

"La realidad hoy es que el jugador es un activo y principal, que supera a los ingresos por televisión, los ingresos por entradas, los ingresos por mercado, los ingresos por licencias", dijo a Reuters Gerardo Molina, un representante de la empresa Euroamericas Sports Marketing.

"Es decir, son las principales ganancias de los clubes en Argentina y en Brasil, por eso la presión y las cuentas que se empiezan a hacer de qué jugador puedo vender al final de temporada para ver cómo de alguna manera financio los pasivos que tienen la mayoría de los clubes de Argentina", agregó.

Argentina, que ha producido algunos de los mejores jugadores del mundo como la estrella del Barcelona Lionel Messi y el capitán del Manchester City Carlos Tévez, traspasó a cerca de 1.800 futbolistas entre 2009 y 2010, en comparación con los 1.440 que exportó Brasil, según cifras recogidas por la empresa de Molina.

De ese modo, Argentina superó a Brasil, el mayor exportador de talentos de la última década, y ahora provee a Europa con incluso un mayor número de jugadores.

Molina indicó que las cifras argentinas se habían disparado porque el país tiene un sistema dual en el que los clubes y las academias de fútbol privadas traspasan a jugadores juveniles al exterior, mientras que en otros países sólo los clubes administran los traspasos.

"Esta fusión entre la primera división organizada de la Asociación del Fútbol Argentino con la conjunción de los privados que exportan jugadores sin ninguna intermediación, ha hecho que el número se haya disparado exponencialmente con respecto a Brasil, que sigue trabajando con un nivel de academias menos importante que Argentina", destacó Molina.

"Y (Brasil) les sigue dando prioridad a los jugadores que salen de los clubes y a los representantes que traspasan jugadores producto de los clubes, fundamentalmente de la primera división", añadió.

PASO ATRÁS

Los sistemas en competencia y la disminución de las restricciones para jugadores extranjeros de los clubes europeos derivaron en un incremento de cerca del 800 por ciento en la exportación de futbolistas argentinos en cinco años.

Los jugadores son traspasados a ligas europeas y de otras partes del mundo a una edad cada vez menor.

Muchos de ellos se van del país con apenas 15 ó 16 años, cuando aún están en las categorías juveniles, e incluso sin haber hecho su debut en la primera división local.

Sin embargo, sólo unos pocos de los 1.800 tendrán la posibilidad de convertirse en el próximo Messi, considerado por muchos el mejor futbolista del mundo en la actualidad.

El ex jugador Adrián Domenech, quien está a cargo del plan de juveniles del club Argentinos Juniors, de la primera división argentina, dijo que jugar en ligas europeas de segunda categoría en lugar de hacerlo en el primer nivel del país era un paso atrás para muchos futbolistas.

"Ir a jugar a mercados que futbolísticamente desde lo profesional no es un beneficio es un retroceso en la carrera del jugador, porque son mercados futbolísticos de menor trascendencia", sostuvo Domenech, quien integró el equipo de Argentinos Juniors que ganó la Copa Libertadores en 1985.

"(En) Turquía, Rusia, Ucrania, Rumania, un montón de equipos que han llevado jugadores que tienen poderío económico, Grecia también; han ido jugadores porque tienen un beneficio económico grande, pero a sabiendas de que futbolísticamente por ahí no es conveniente para su carrera", continuó.

BENEFICIOS ECONÓMICOS

El fútbol en Argentina es el deporte de los más humildes y los beneficios económicos atraen a muchos jóvenes y sus familias, quienes ven un contrato en Europa como una vía de escape posible a la pobreza.

Según Domenech, la mayoría de esos jugadores que se van del país a una edad que él considera demasiado temprana regresan cuando tienen 18 ó 19 años.

Eso no sólo perjudica a los jugadores sino también a los equipos que pagan por ellos con la esperanza de encontrar una promesa joven y exitosa.

Para Domenech, es obvio que sólo unos pocos juveniles de cada grupo que él dirige podrán llegar a las mejores ligas del mundo o a representar a su país en los principales torneos internacionales.

Ramón Maddoni, director de divisiones juveniles de Boca Juniors, descubrió muchos jugadores que lograron tener largas, lucrativas y exitosas carreras al máximo nivel del deporte.

Maddoni descubrió y formó futbolistas como Tévez, Juan Pablo Sorín -capitán de la selección argentina en el Mundial 2006-, Fabricio Coloccini y Esteban Cambiasso, centrocampista clave del Inter de Milán que ganó la Liga de Campeones en mayo.

El entrenador está de acuerdo con que los futbolistas son traspasados demasiado jóvenes, lo que les quita la posibilidad de destacarse en su propia tierra y produce un vacío de talento para los clubes locales.

"Y, bueno, (en Boca) se traspasaron muchos chicos muy jóvenes. El caso de (Juan) Forlín, (Ezequiel) Muñoz, Emiliano Insúa, un montón de chicos que ahora tendrían 23 ó 24 años y que estarían jugando en Primera. Y la reposición hay que hacerla de a poco", admitió Maddoni.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below