El caos aéreo afecta al puente de la Constitución

sábado 4 de diciembre de 2010 16:34 CET
 

Por Tracy Rucinski

MADRID, 4 dic (Reuters) - Centenares de miles de españoles que esperaban disfrutar del puente de la Constitución se vieron frustrados por una huelga ilegal de los controladores de tráfico aéreo que paralizó los aeropuertos entre el viernes y el sábado.

Pese a las noticias de subidas de impuestos, presupuestos de austeridad, aumento del paro y la crisis en la eurozona, la mayoría de los españoles había planeado aprovechar cinco días de vacaciones - tomando "puente" entre el Día de la Constitución el lunes y el festivo de la Inmaculada Concepción el miércoles - para viajar, ir de compras y salir a restaurantes.

Pero muchos vieron sus planes estropeados debido a la súbita "indisposición" de los controladores, que dejaron de trabajar el viernes por la tarde, poco después de que el Gobierno aprobara en el Consejo de Ministros un decreto que entre otras cosas, regulaba sus horarios de trabajo.

El espacio aéreo español reabrió el sábado después de comer, después de que el Ejecutivo - que ya durante la noche tomó la inusitada medida de militarizar el tráfico aéreo y envió al Ejército a tomar el control de las torres- declarara el estado de alarma en un Consejo de Ministros extraordinario.

El ministro de Fomento, José Blanco, dijo que la normalidad podría regresar entre 24 y 48 horas, pero para muchos ya es tarde. El vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba reiteró "las disculpas a los ciudadanos que han visto gravemente alteradas sus previsiones".

Los hoteles de Madrid estaban al completo, reservados por personas que viajan a la capital para ver las luces navideñas, los espectáculos e ir de compras, pese a la nueva subida de impuestos del Gobierno, que también ha acelerado la reforma de las pensiones para combatir la crisis de deuda soberana de la zona euro.

Los problemas económicos del país provienen de una década de 'boom' de la construcción impulsada por el endeudamiento y un crecimiento inmobiliario expansivo que dejó a los españoles endeudados cuando estalló la burbuja dos años atrás.

Las buenas noticias para la economía es que la demanda no se ha debilitado para tradiciones como los adornos de Navidad de la Plaza Mayor ni ha desalentado las largas colas en la Gran Vía para comprar billetes de lotería en Doña Manolita, famosa por haber vendido varios números ganadores del Gordo de Navidad.

El país está teniendo dificultades para salir de una recesión que duró 18 meses, ya que la recuperación se ha estancado y el desempleo ronda el 20 por ciento, el mayor de la zona euro.

España ya sufrió reducciones salariales, además de una subida del IVA, en un intento del Gobierno de disminuir su déficit público. El viernes se anunciaron una serie de nuevas medidas, como elevar los impuestos del tabaco, para evitar un rescate como el que han necesitado a e Irlanda.