Los socialistas pierden terreno tras la huelga, según un sondeo

domingo 3 de octubre de 2010 11:54 CEST
 

MADRID, 3 oct (Reuters) - El Partido Socialista continúa perdiendo terreno ante el Partido Popular, según una encuesta realizada el jueves pasado, un día después de la huelga general contra las medidas de austeridad del Gobierno para recortar el déficit.

Si las elecciones se celebraran hoy, el Partido Popular ganaría unas elecciones con una ventaja de 14,5 puntos porcentuales por delante del PSOE, según el sondeo, realizado por Metroscopia y publicado el domingo por el diario El País.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha prometido seguir con su impopular recorte de gastos y con la reforma laboral que facilitará el despido y la contratación de trabajadores.

El dirigente socialista dice que las medidas son necesarias para recortar el déficit, que superó el 11 por ciento del Producto Interior Bruto en 2009, y hará la economía española más competitiva. Sus medidas económicas, sin embargo, no animan a la población, que en un 91 por ciento opina que aún queda mucho para salir de la crisis en España.

El sondeo mostró un apoyo del 28,5 por ciento para los socialistas, por debajo del 32,9 por ciento de septiembre, el porcentaje más bajo desde que Zapatero fue reelegido en 2008. El País recordó que en 2000 el PSOE logró el 34,2 por ciento de los votos, lo que permitió al PP de José María Aznar ganar la mayoría absoluta y a la dimisión del líder socialista de entonces, Joaquín Almunia.

De los encuestados, un 43 por ciento indicó que votaría por el PP, frente al 41,8 por ciento del pasado septiembre, un porcentaje algo inferior al 43,3 por ciento de respaldos que lograban en un sondeo de julio de este año.

Aunque el 65 por ciento de los encuestados dijeron que la huelga fue un fracaso, un 76 por ciento indicó que el Gobierno debía negociar con los sindicatos posibles retoques o cambios a la reforma laboral.

La huelga, además, ha pasado factura al presidente del Gobierno, cuya imagen se ha deteriorado para el 58 por ciento de los sondeados.

Un 75 por ciento de los encuestados desaprueba además su gestión, diez puntos más que hace un mes, y un 84 por ciento dijo que no confiaba en Zapatero. Además, un 63 por ciento abogó por un cambio de Gobierno, algo que el presidente sigue diciendo que no es necesaria por el momento.

La salida del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, del Gobierno para participar en los comicios catalanes del próximo noviembre obligará a Zapatero a introducir al menos una nueva cara en las filas de su gabinete.

La encuesta telefónica se realizó entre 500 adultos con un margen de error del 4,5 por ciento.