España lleva la Copa del Mundo a la Virgen de Guadalupe

miércoles 11 de agosto de 2010 08:11 CEST
 

MÉXICO DF, 11 ago(Reuters) - Los dirigentes de la Real Federación Española de Fútbol llevaron el martes la Copa del Mundo ganada en el Mundial de Sudáfrica a La Villa, el complejo católico mexicano que alberga a la basílica de la Virgen de Guadalupe.

La visita de la Copa del Mundo al templo religioso fue en agradecimiento por el primer campeonato mundial conquistado por la "Furia Roja".

"Aquí están cumpliendo los dirigentes de la Federación Española trayéndole la Copa a Nuestra Señora de Guadalupe, los recibimos con gozo", dijo en su homilía Diego Monroy, rector de la Basílica de Guadalupe.

Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol había prometido a la Virgen de Guadalupe que si España ganaba el Mundial le traería la Copa para agradecerle.

"Siempre que he venido a México he visitado la Basílica. Cuando vine a firmar el acuerdo para el partido ante México escuché misa y solicité una cosa ¡ser campeón del mundo!, soy un egoísta, esas cosas no se piden y la madre de Dios me lo ha concedido", dijo Villar.

México y España se enfrentarán en un partido amistoso con motivo del Bicentenario de la Independencia del país latinoamericano, en el que será el primer encuentro de los españoles tras coronarse por primera vez campeones mundiales en Sudáfrica 2010.

"Le manifesté al presidente de la Federación Mexicana de Fútbol (Justino Compeán) la posibilidad de presentar a la Virgen de Guadalupe la copa ganada en Sudáfrica", agregó Villar.

México es el segundo país con más católicos en el mundo después de Brasil, y en diciembre de cada año millones de personas realizan una peregrinación religiosa a La Villa, la mayor del mundo después de la de San Pedro, en el Vaticano, y muy por encima de La Meca, en Arabia Saudí.

Muchos caminan varios días desde ciudades y pueblos del interior hasta Ciudad de México para llegar al enorme templo, donde caminan de rodillas y acampan en el lugar para agradecer por los favores recibidos o pedir beneficios a la patrona de México.

La peregrinación se volvió un evento anual desde el siglo XVII. Se dice que la virgen de Guadalupe se le apareció a un campesino de nombre Juan Diego en 1531, pocos años después de la llegada de los conquistadores españoles, en lo alto de un cerro donde antes había un templo dedicado a una diosa azteca.

Después de que Juan Diego le contó a un obispo su visión, la imagen de la virgen apareció más tarde en su capa, de acuerdo con la leyenda. Este hecho convirtió a México al catolicismo. Juan Diego fue canonizado por el Papa Juan Pablo II en 2002.