Moody's rebaja la calificación de los bonos griegos a "basura"

lunes 14 de junio de 2010 22:23 CEST
 

NUEVA YORK, EEUU, 14 jun (Reuters) - La agencia Moody's Investor Service rebajó el lunes la calificación de los bonos del Gobierno de Grecia a la categoría basura, citando los riesgos del plan de rescate de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional para el endeudado país.

La agencia rebajó la calificación cuatro escalones a "Ba1", colocándola un peldaño en la categoría basura. El panorama es estable.

El paquete de rescate "elimina efectivamente cualquier riesgo a corto plazo de un cese de pagos motivado por la falta de liquidez y alienta la aplicación de una serie de reformas estructurales creíbles, factibles (...) que tienen una alta posibilidad de estabilizar los requerimientos para cumplir con la deuda en niveles manejables", dijo la analista de Moody's Sarah Carlson.

"Sin embargo, los riesgos macroeconómicos y de implementación asociados al programa son sustanciales y más consistentes con una calificación 'Ba1'", agregó.

La agencia de calificación dijo también que tiene un escenario base que prevé que Grecia implementará las reformas necesarias para estabilizar el ratio de su deuda frente al PIB en cerca de un 150 por ciento para 2013.

"Hay una incertidumbre considerable en torno al momento e impacto de estas medidas en el crecimiento económico del país, particularmente en un entorno económico mundial menos favorable", dijo Carlson.

"Esta incertidumbre representa un riesgo que lleva a Moody's a creer que la solvencia de Grecia es consistente ahora con una calificación 'Ba1', que incorpora un alto nivel, aunque en la parte baja, de riesgo de moratoria".

Las calificaciones crediticias de Grecia dependerán de su futuro crecimiento económico, dijo una analista de la agencia Moody's.

Las medidas de austeridad que apuntan a reducir la deuda de Grecia pueden hacer más difícil la expansión de la economía, pero el Gobierno está aplicando una serie de medidas para abordar la debilidad estructural y económica, dijo la analista Sarah Carlson.   Continuación...