6 de mayo de 2010 / 20:56 / en 7 años

ACTUALIZA -Grecia aprueba su plan de austeridad

(Actualiza con aprobación de plan ajuste)

Por George Georgiopoulos y Jeremy Gaunt

ATENAS/LONDRES, 6 may (Reuters) - El Parlamento griego aprobó el jueves un severo plan de ajuste pese a un creciente malestar social, mientras los mercados caían después de que el Banco Central Europeo se abstuvo de tomar nuevas medidas para evitar un contagio de la crisis a toda la zona euro.

El euro y las acciones mundiales se desplomaron por tercer día consecutivo, en un reflejo de que los inversores abandonaban los activos de riesgo en medio de crecientes indicios de que los problemas financieros de Atenas se están transmitiendo a otras economías de la zona euro.

La onda expansiva de la crisis en una economía relativamente pequeña de Europa se extendía a otras latitudes. Wall Street caía y la Reserva Federal de Estados Unidos expresó preocupación por las posibles consecuencias de las turbulencias en la economía del país.

El coste de asegurar la deuda de España, Portugal y Grecia ante una eventual suspensión de pagos subió hasta nuevos máximos en la antesala de una esperada subasta de bonos españoles a cinco años. Finalmente, la subasta no tuvo problemas con la demanda, aunque los rendimientos de las notas en venta subieron.

En Atenas, el parlamento aprobó el plan de ajuste por 30.000 millones de euros impulsado por el Gobierno a cambio de recibir el paquete de rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

"Este es un momento de cambio. No hay un solo día ni una sola hora que perder", dijo el primer ministro socialista Georgios Papandreu.

Los intentos de las autoridades europeas por minimizar el riesgo de contagio y ahuyentar a los "especuladores" tuvieron poco impacto en los operadores, impresionados por lo que consideran una respuesta lenta y parcializada de la UE a la crisis actual.

"Los temores de que la crisis europea podría continuar empeorando no ceden y producto de esto los mercados de acciones alrededor del mundo se mantienen bajo presión", dijo Ben Potter, analista de IG Markets.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, dijo que cualquier reestructuración de la deuda griega causaría "exactamente el tipo de conflicto que no podríamos controlar".

"Estamos ante una crisis de fundamentos, la estabilidad del euro realmente está en juego", añadió.

Por esto, toda la atención del mercado estuvo centrada en las declaraciones del presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, respecto a lo que podría hacer el segundo banco central más poderoso del mundo para sacar a la zona euro del circulo vicioso de alzas en sus costes de endeudamiento y menores perspectivas de crecimiento.

Pero después de que el BCE mantuvo los tipos de interés en mínimos históricos tras su reunión mensual, Trichet dijo que no se había discutido la posibilidad de comprar bonos de la zona euro para intentar quitar presión sobre los rendimientos de la deuda.

"Se espera que la crisis financiera tenga un impacto de contención sobre el crecimiento, dado el sostenido proceso de ajustes contables en varios sectores, las expectativas de un bajo uso de la capacidad y las perspectivas flojas para el mercado laboral", declaró Trichet en una conferencia de prensa.

El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, quien el viernes presidirá una reunión especial de la zona euro sobre la crisis, fue el último alto cargo de la UE en tratar de contener las presiones con sus declaraciones, señalando que la situación en España o Portugal no tenía nada que ver con los problemas de Grecia.

"Lo que veo ahora son movimientos totalmente irracionales en los mercados motivados por rumores infundados, por ejemplo ayer con España, pero también en relación a Portugal", afirmó.

GRECIA NO RETROCEDE

El Gobierno griego se comprometió a no dar ni un sólo paso atrás en las medidas de austeridad, que contemplan recortes salariales y alzas en los impuestos, a pesar de las violentas protestas en Atenas que el miércoles costaron la vida a tres personas, cuando los manifestantes incendiaron un banco y se enfrentaron con la policía.

Los periódicos griegos condenaron la violencia que causó la muerte de tres empleados bancarios, entre las que se encontraba una mujer embarazada.

La policía griega dijo en un comunicado que 41 personas habían resultado heridas en los enfrentamientos instigados por anarquistas encapuchados.

El jueves, la policía arrojó gases lacrimógenos para dispersar a un grupo de cerca de 150 manifestantes que protestaban en las afueras del Parlamento contra el plan de austeridad.

El euro cayó a su menor nivel en 14 meses, en torno a los 1,26 dólares. Desde el inicio del año, la moneda europea ha perdido un 10 por ciento, golpeada en gran medida por los problemas fiscales griegos.

Las dudas sobre la capacidad de Grecia de implementar las medidas de austeridad acordadas el domingo con la UE y el FMI son uno de los principales motivos detrás de la turbulencia en la zona euro.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, dijo a través de una videoconferencia al Parlamento alemán, que debatía la entrega de ayuda a Grecia, que estaba seguro de que los 16 países de la zona euro aprobarían el paquete de préstamos.

Además, Barroso advirtió que habría un impacto negativo en toda la zona euro a menos que hubiese una decisión unánime para apoyar la ayuda.

El vicecanciller alemán, Guido Westerwelle, cuyo partido FDP ha sido crítico respecto a la ayuda a Grecia, dijo que Alemania estaba en camino a lograr una amplía mayoría en el Parlamento a favor del plan.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below