El jefe de Goldman, criticado en el Senado, dice habrá cambios

miércoles 28 de abril de 2010 07:43 CEST
 

Por Steve Eder y Dan Margolies

WASHINGTON (Reuters) - Los amos del universo tuvieron que bajar el martes a tierra.

Lloyd Blankfein, consejero delegado de Goldman Sachs, el banco de inversión más poderoso del mundo, afrontó un duro interrogatorio de legisladores estadounidense sobre por qué su equipo de ventas colocó títulos entre clientes, pese a que pensaban que eran "basura" y que el banco apostó contra ellos.

Casi al final de 11 horas de interrogatorio en el Senado, admitió que las críticas a la empresa llevarán a un examen de conciencia interno y afirmó que "todo lo que ha sido objeto de críticas será reforzado", un indicativo de que la presión a Wall Street podría estar comenzando a cambiar comportamientos.

Blankfein, que regularmente bizqueaba como si estuviera confundido por las preguntas y fue interrumpido frecuentemente, dijo que no veía problemas en que un creador de mercado como Goldman tomara posiciones contrarias a las de sus clientes.

"No debería estar vendiendo basura. No debería estar apostando contra su propio cliente al mismo tiempo que le está vendiendo", dijo el senador Carl Levin, presidente de la subcomisión permanente de Investigaciones del Senado.

Blankfein, que el año pasado fue citado diciendo que hacía "la obra de Dios", fue el último de los directivos y antiguos cargos de Goldman Sachs Group que trataron de defenderse de acusaciones de que inflaron una burbuja inmobiliaria, vendieron a clientes títulos "de mierda" e hicieron miles de millones de dólares con el colapso del mercado.

Empleados y antiguos trabajadores dijeron que Goldman estaba administrando el riesgo de las posiciones individuales y no haciendo una apuesta general en contra del futuro del mercado de viviendas.

"La confianza de nuestros clientes no sólo es importante para nosotros, es esencial", insistió Blankfein. "Esa es la razón por la que somos una firma exitosa", añadió.   Continuación...