Japan Airlines se prepara para pedir protección por bancarrota

martes 19 de enero de 2010 07:36 CET
 

TOKIO, 19 ene (Reuters) - Japan Airlines Corp tiene previsto solicitar el martes una de las mayores protecciones por bancarrota que ha visto Japón, lo que marca el fracaso de la aerolínea anteriormente estatal que alguna vez simbolizó las aspiraciones internacionales de la industria local.

JAL 9205.T seguirá volando bajo un plan de reestructuración respaldado por el Estado mientras trata de librarse de 16.000 millones de dólares en deudas, a cambio de recortar un tercio de sus 47.000 empleados y de abandonar rutas que ya no son rentables, dijeron fuentes.

La compañía, que ha sido rescatada tres veces por el Gobierno japonés en los últimos 10 años, ahora deberá reinventarse mediante dolorosos recortes operativos y decisiones difíciles sobre capital extranjero y alianzas.

Se espera que la aerolínea -la mayor de Asia por ingresos- solicite una protección por quiebra entre las 0800 y 0830 GMT del martes, dijeron fuentes familiarizadas con la materia.

"No estoy preocupado por el futuro de la empresa, porque creo que el Gobierno la apoyará sólidamente", dijo Yasuhiro Matsumoto, analista de crédito de Shinsei Securities.

"Pero es incierto si será capaz de crecer como una empresa. No puedo ver cómo JAL va a construir su red nacional e internacional", agregó.

Las acciones de JAL se cotizaban un yen a la baja, a 4 yenes. La aerolínea ha perdido más de un 90 por ciento de su capitalización de mercado desde comienzos de mes.

La compañía alguna vez fue vista por muchos japoneses como un símbolo del auge de posguerra del país, gracias a que transformó a un puñado de aviones arrendados en 1951 en una aerolínea de unos 50.000 empleados con una flota de casi 280 naves.

Siguiendo los pasos de bancarrotas similares sufridas por aerolíneas extranjeras como Delta Air Lines y United Airlines, JAL planea recortar unos 15.000 puestos de trabajo y eliminar casi 20 rutas no rentables, dijeron fuentes.

Se espera que JAL solicite protección de sus acreedores usando un procedimiento que le permitirá continuar sus operaciones mientras busca reconstruirse, similar al Capítulo 11 en Estados Unidos.

A cambio, la estatal Enterprise Turnaround Initiative Corp of Japan (ETIC) apoyará a la empresa con unos 300.000 millones de yenes (3.300 millones de dólares) en capital y se pedirá a los acreedores que perdonen unos 350.000 millones de yenes en préstamos, dijeron fuentes.