7 de diciembre de 2009 / 6:24 / hace 8 años

Morales se declara vencedor en elecciones en Bolivia

Por Carlos Alberto Quiroga y Silene Ramírez

LA PAZ, 7 dic (Reuters) - El presidente boliviano, Evo Morales, se proclamó ganador por una abrumadora mayoría en las elecciones del domingo, lo que le permitirá gobernar por otros cinco años para consolidar su "revolución" indigenista y profundizar el control del Estado sobre la economía.

Ante miles de seguidores en la plaza frente al Palacio de Gobierno en La Paz, el líder izquierdista aseguró que obtuvo el 63 por ciento de los votos, en sintonía con sondeos a pie de urna que le adjudicaron al menos un 61 por ciento.

Popular por sus planes sociales en un país con un 60 por ciento de población en la pobreza, se enfrenta ahora al desafío de profundizar la nacionalización de la economía sin espantar a las inversiones que el país necesita para desarrollar sus campos de gas natural y su industria minera.

"Aquí, con más de 63 por ciento, se ha impuesto este proceso de transformaciones en lo estructural, en lo social, en lo cultural, en lo económico", expresó, emocionado, en medio de cantos "Evo, de nuevo. Evo, de nuevo".

"¡Que viva Bolivia!, gritó un efusivo Morales, para luego prometer profundizar y acelerar el proceso de cambio, a la vez que convocó a un diálogo a los distintos sectores para seguir aplicando la Constitución que promocionó.

Los primeros datos del escrutinio oficial se conocerán el lunes, debido a un retraso en el recuento de votos.

El principal rival de Morales, el ex militar Manfred Reyes Villa, quien habría obtenido entre un 23 y un 25 por ciento de los votos según las proyecciones, no reconoció directamente la derrota, pero se refirió a trabajar desde la oposición.

"Una vez que conozcamos los resultados oficiales, desde los curules que estemos, vamos a hacer la trinchera del equilibrio de la democracia, una oposición siempre constructiva", dijo desde Santa Cruz, un bastión opositor.

Un recuento rápido de la cadena PAT, con el 100 por ciento de votos, dio a Morales el 63 por ciento, a Reyes Villa 28 por ciento y al empresario cementero Samuel Doria Medina un 6 por ciento.

RETOS POR DELANTE

"He votado por Evo porque considero que es el que mejores planes de gobierno tiene para la educación y la salud", dijo la educadora Irene Paz, de 36 años, en un colegio en El Alto, una ciudad de escasos recursos en las afueras de La Paz.

La estatización de la economía y la creación de bonos para estudiantes, madres y ancianos parecen haber sido claves para la reelección de Morales. La oposición alega que se ha concentrado en subsidios y descuidado al área empresarial.

Morales, el primer presidente aborigen en la historia boliviana, desde que asumió en el 2006 llevó a cabo una amplia nacionalización que incluyó los enormes yacimientos de gas natural en manos hasta entonces de petroleras extranjeras.

Críticos argumentan que la nacionalización ha alejado a la inversión extranjera de megaproyectos mineros, hidroeléctricos y de litio, banderas del programa para un próximo gobierno.

"El Gobierno seguirá expandiendo el control estatal sobre la economía, y aunque ya ha nacionalizado activos y endurecido condiciones a inversores en los sectores clave de hidrocarburos y minería, ahora quiere atraer más inversiones para desarrollar dichos sectores", dijo Erasto Almeida, analista para Latinoamérica de Eurasia Group.

Las elecciones, en las que votaron por primera vez bolivianos en el exterior y se estrenó un padrón biométrico de registro, se enmarcaron en una Constitución "plurinacional" y socialista aprobada en enero, que dio más poder a los indígenas y dio marco legal al modelo económico regido por el Estado.

Entre los primeros en felicitarlo estuvieron el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien incluso se anticipó a cualquier resultado; el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, y el depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

CONGRESO Y AUTONOMIAS

Aunque según sondeos a pie de urna habría obtenido la mayoría del Congreso, Evo no habría alcanzado su meta de quedarse con dos tercios de la asamblea para acelerar la aprobación de un centenar de leyes de aplicación de la nueva Constitución.

Así, el Gobierno quedaría forzado a negociar por dos tercios para cuestiones clave como la recomposición de los tribunales nacionales de justicia y el poder electoral, y para una eventual nueva reforma constitucional.

En tanto, cinco distritos bolivianos votaron a favor de tener autonomía del Gobierno central, según los sondeos, aprobando una iniciativa de Morales para neutralizar el principal reclamo de la oposición.

Los departamentos andinos de Chuquisaca, Cochabamba, La Paz, Oruro y Potosí, bastiones electorales del mandatario de izquierda, habrían respaldado con más del 70 por ciento de los votos válidos el proyecto de autonomía.

Otros cuatro distritos gobernados por la oposición -Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija- ya habían votado "Sí" a la autonomía en el 2006 y hasta aprobado sus estatutos autonómicos en referendos convocados para desafiar el poder de Morales.

Según analistas, el cambio de posición de Morales, que en el pasado rechazó la idea de mayor independencia departamental, resultó clave para que las autonomías dejen de ser una bandera de la oposición y sean adoptadas por todos los departamentos y hasta por municipios y comunidades indígenas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below