Denuncian financiación bancaria a fabricantes de bombas racimo

jueves 29 de octubre de 2009 20:08 CET
 

LONDRES, 29 oct (Reuters) - Importantes bancos han financiado a fabricantes de bombas de racimo con hasta 5.000 millones de dólares en los últimos dos años a pesar de un acuerdo internacional para prohibir estas armas, según un estudio difundido el jueves.

El informe, elaborado por la consultora Profundo y varias ONG, dijo que los bancos prestaron dinero a empresas entre cuyos productos hay bombas de racimo o sus componentes. Las empresas podían usar el dinero para cualquiera de sus líneas de fabricación.

Los cinco mayores prestamistas son: Bank of America (BAC.N: Cotización), Citigroup (C.N: Cotización), JP Morgan (JPM.N: Cotización), Barclays (BARC.L: Cotización) y Goldman Sachs (GS.N: Cotización), según el estudio.

Para elaborarlo, los investigadores utilizaron información disponible públicamente, como la de la Bolsa y bases de datos financieras.

"Nuestra política (...) prohíbe de manera explícita financiar el comercio en minas terrestres, bombas de racimo o cualquier material diseñado para ser utilizado como instrumento de tortura", dijo Barclays en un comunicado. Al pedirle más aclaraciones, una portavoz del banco no quiso hacer más comentarios.

Bank of America y JP Morgan declinaron hacer comentarios, mientras que ni Citigroup ni Goldman Sachs tuvieron una reacción inmediata.

Las bombas de racimo, que se abren en el aire y lanzan decenas de minibombas en una extensión amplia de terreno, han causado la muerte y han mutilado a miles de civiles, según activistas. En 2008 hubo un acuerdo internacional para prohibirlas. La convención resultante entrará en vigor cuando la ratifiquen 30 países - de momento lo han hecho 23.

Ni Estados Unidos ni Reino Unido, sedes de los cinco principales prestamistas, la han ratificado todavía. La Convención sobre la Munición de Racimo incluye una prohibición para asistir a cualquiera que fabrique las bombas.

"Creemos profundamente que asistir en la producción supone invertir. Si inviertes en una empresa, se considera que ayudas a la producción de estas (bombas)", dijo en la presentación del estudio uno de sus autores, Roos Boer.

"Las instituciones financieras deberían desarrollar políticas que excluyan todos los vínculos financieros con empresas implicadas en producir municiones de racimo", indicó el informe. "Las políticas no deberían limitarse a negar financiación de proyectos para municiones de racimo".

El informe también pide a los gobiernos que establezcan leyes claras que prohíban la inversión en bombas de racimo y que proporcionen guías claras para las instituciones financieras.