Obama aborda de nuevo los "mitos" de su reforma sanitaria

sábado 22 de agosto de 2009 14:12 CEST
 

WASHINGTON, 22 ago (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, intentó el sábado desmontar los "escandalosos mitos" respecto a sus planes de reforma del sistema sanitario, e intentó tomar el control de un acalorado debate que ha reducido la atención a su principal prioridad nacional.

Durante semanas, Obama ha tratado de reducir las críticas y la que considera una mala interpretación sobre su plan de reforma de salud y usó nuevamente su discurso semanal por radio e Internet para hablar sobre el tema.

"Hoy quiero pasar unos minutos derribando algunos de los mitos más escandalosos que circulan en Internet, la televisión por cable y que han sido repetidos en los municipios de todo el país", dijo en su discurso.

"Comencemos con la falsa afirmación de que los inmigrantes ilegales tendrán cobertura (sanitaria). Eso no es cierto (...) Esa idea nunca se ha considerado. Algunos también dicen que se aprobará la cobertura para realizar abortos. También es falso", aseveró el mandatario.

Obama expresó su sorpresa por los persistentes rumores de que supuestos "comités de la muerte" administrados por el Estado decidirán si los ancianos enfermos recibirán asistencia para salvar sus vidas o no.

"Tal y como todas las personas creíbles han dicho sobre el tema, no existen los llamados 'comités de la muerte', una noción ofensiva para mí y para el pueblo estadounidense", manifestó. "Estas afirmaciones falsas buscan dividirnos", señaló.

El presidente también instó a las personas a no ofenderse por su deseo de crear un plan de sanidad administrado por el Gobierno para complementar el servicio de las aseguradoras privadas.

"Déjenme repetirlo, sólo sería una alternativa, aquellos que prefieran su seguro privado no tendrían obligación de cambiarse a un plan público", dijo.

"Este aspecto del debate sobre la reforma de salud no debería ensombrecer los otros pasos importantes que podemos y debemos dar para reducir las crecientes cargas que afrontan los negocios y las familias", añadió.

Los republicanos dicen que los planes de Obama son demasiado costosos para el enorme déficit presupuestario que afronta Estados Unidos.