Bolsa española cierra con bajas acusadas por temores Irlanda

viernes 5 de noviembre de 2010 18:24 CET
 

MADRID, 5 nov (Reuters) - La Bolsa de Madrid cerró el viernes con bajas acusadas, que analistas atribuyeron principalmente a renovados temores sobre la economía irlandesa.

La sensación de que las autoridades de Irlanda pueden fracasar en su empeño de rebajar el déficit fiscal desató una ampliación de los diferenciales de su deuda que arrastró a los diferenciales de los bonos de otras economías periféricas, como la española, frente a los bund alemanes.

El diferencial entre los bonos español y alemán a 10 años, que rondó el viernes los 200 puntos básicos - nivel desconocido desde julio pasado - cerró a 195 pb ES10YSPD=TWEB DE10YSPD=TWEB.

"Las dudas sobre la evolución de la economía irlandesa vuelven a ser noticia a pesar de que no hace mucho ya vimos cómo el Estado tenía que rescatar a AIB (ALBK.I: Cotización), uno de los principales bancos de ese país", dijo Soledad Pellón, estratega de mercado de IG Markets.

"Esta noticia pasaba sin pena ni gloria ante un mercado pendiente de la guerra de divisas, la debilidad del euro y las medidas de la Fed pero ahora, el efecto contagio de Irlanda se ha extendido a gran velocidad y los spreads de deuda de los bonos de los países de la periferia han sido los primeros en notarlo", agregó Pellón.

El Banco de España dijo este viernes que la economía doméstica había registrado una tasa de expansión intertrimestral plana en el tercer trimestre, tras dos trimestres de crecmiento, y una tasa de expansión interanual del 0,2 por ciento tras siete trimestres de retroceso.

Los mercados interpretaron estos datos como que los resortes internos del crecimiento continúan oxidados y que España depende del sector exterior, basado en el crecimiento de su principales socios comerciales.

Por otra parte, los resultados de la banca española muestran un estrechamiento de los márgenes y menores beneficios, sugiriendo a los inversores que el futuro de este sector puede no ser boyante durante el próximo ejercicio.

"Todo apunta a que 2011 va a ser un año difícil para los bancos", apostilló Nicolás López, director de análisis de M&G.   Continuación...