ACTUALIZA1-"Marcha negra" recibe luz Bruselas, pero sigue oscura

miércoles 29 de septiembre de 2010 18:59 CEST
 

(Añade detalles sobre segmentación manifestación)

Por Jose Elías Rodríguez

LEÓN, 29 sep (Reuters) - Los mineros de las cuencas leonesas del carbón recibieron el miércoles un respiro después de que Bruselas validase ayudas al sector para garantizar su supervivencia al menos hasta el año 2014, aunque la desazón sigue instalada en el ánimo de unos trabajadores que ven comprometido su futuro laboral a medio plazo.

"Lo de Bruselas es sólo un principio (...) y nosotros queremos llegar más allá de 2014", explica Daniel, minero berciano de 34 años.

Coincidiendo con la huelga general en España y la llegada a León de un grupo de 200 mineros con un centenar de kilómetros a sus espaldas en protesta por el futuro del sector y deudas salariales, la Comisión Europea oficializó el plácet a una doble subvención del sector hasta finales de 2014. [ID:nLDE68S1SK]

"Esto (la pervivencia de las subvenciones) no nos soluciona nada", explica un minero de 31 años, que no ha cobrado la nómina de agosto. "Creo que esto es el principio del fin de la minería si sigue así. Lo veo como el carbón, muy oscuro".

El representativo sector del carbón respaldó masivamente una huelga general [ID:nLDE68S0LH] que muchos consideran que llega "tarde" y que se produce después de que el sector haya vivido duras semanas de paros, violentas protestas y huelgas de hambre en demanda de salarios adeudados y de un plan de futuro viable.

De hecho, en un gesto que demuestra el descontento con la masa sindical, los mineros que inicialmente iban a encabezar la manifestación de la huelga general en León se desmarcaron de las consignas generalistas de los sindicatos mayoritarios y emprendieron sus protestas por otras calles.

"Me parece lógico que les hayan plantado. Han querido (los sindicatos mayoritarios) aprovechar el tirón de sus movilizaciones y cuando comenzaron los encierros no les apoyaban", dijo Javier, maestro de 47 años, quien, pese a ser afiliado de CC.OO. desde hace 15 años, dudaba entre secundar la marcha general o la minera. "Los sindicatos se han vuelto apéndices del gobierno, hasta ahora sentados en la poltrona", dijo parafraseando al ex-líder comunista, Julio Anguita.   Continuación...