La última crisis de créditos choca con punto de vista de la Fed

viernes 2 de noviembre de 2007 22:07 CET
 

Por Pedro Nicolaci da Costa

NUEVA YORK, 2 nov (Reuters) - La tinta sobre el comunicado de política monetaria de la Fed apenas se había secado cuando los inversores comenzaron a cuestionar el optimismo cauteloso del banco central estadounidense en torno a los atribulados mercados crediticios.

El comunicado que acompañó la rebaja esta semana de un cuarto de punto porcentual en la tasa de interés contenía un mensaje a los mercados: a menos que la economía de Estados Unidos se debilite notablemente, hemos terminado por ahora nuestra política de recortes.

Pero los operadores parecen no estar escuchando. De hecho, mientras más estímulos monetarios reciben, parecen querer más, particularmente en un ambiente donde el préstamo ha sido severamente endurecido por las crecientes pérdidas de los valores vinculados con las hipotecas.

"Lo que la Fed haga en diciembre no es realmente en función de la economía, es en función de los mercados financieros", dijo Richard Gilhooly, estratega de ingresos fijos con BNP Paribas. "Van a seguir lo que hagamos nosotros".

Pese a la evaluación de la Fed de que el riesgo de un menor crecimiento y una mayor inflación están cerca de un balance, un salto en las acciones inmediatamente después de la decisión de la Fed fue rápidamente seguido por uno de los peores días de liquidación de activos este año, con el índice de acciones industriales Dow Jones desplomándose más de 360 puntos.

Ni siquiera un dato más fuerte de lo esperado sobre el mercado laboral pudo ayudar el viernes. El sector bancario encabezó de nuevo las bajas del mercado por los temores de que las instituciones financieras aún tendrían que revelar la dimensión del daño causado por la crisis de crédito, que se diseminó desde las hipotecas de riesgo para comprar viviendas.

La evidencia llegó desde varios frentes. Credit Suisse se unió a larga lista de bancos, entre ellos Bear Stearns y Merrill Lynch, en ser afectados por el colapso en el valor de papeles que estuvieron por las nubes, anunciando que la debacle podría representar un golpe de casi 2.000 millones de dólares.

Mientras tanto, los activos respaldados por obligaciones negociables, que utilizan las compañías para recaudar capital, siguen marchitándose por tercer mes. El mercado total ha perdido un cuarto de su valor desde que comenzó la crisis.   Continuación...