20 de febrero de 2017 / 16:33 / hace 7 meses

Los accionistas descargan su ira mientras Banco Popular cambia de líder

Por Jesús Aguado

MADRID, 20 feb (Reuters) - Los pequeños inversores expresaron el lunes su enfado por el fracaso del presidente saliente de Banco Popular, Ángel Ron, en limpiar el balance de la entidad y su pobre evolución en bolsa, durante una junta de accionistas en la que se rubricó el cambio de presidente.

Popular, considerado el eslabón débil de la banca española por su alta exposición a los activos inmobiliarios, ha visto caer su cotización el 53 por ciento en el último año, convirtiéndose en el segundo peor valor bancario del índice bancario europeo. En el mismo lapso, el índice ha subido un 25 por ciento.

Los accionistas se quejaron de que Ron había dejado el banco con una tasa de morosidad del 14,61 por ciento, la más alta de los bancos españoles en 2016.

Ron, que ha estado al frente de la entidad durante más de una década, será sucedido por Emilio Saracho.

“Banco Popular ha sido más bien una caja de ahorros que un banco bien gestionado”, dijo el inversor Miguel Vázquez García.

En 2016 Banco Popular registró una pérdida récord de 3.485 millones de euros, mientras los créditos inmobiliarios merman su posición de capital y arrojan dudas sobre sus objetivos financieros.

El inversor minorista Antonio Ramos dijo que el nuevo presidente necesitaría tomar medidas inmediatamente.

“Los activos inmobiliaros nos han acabado desangrando y consumiendo todo el capital (...) Es necesario que tomen medidas urgente y valientes, porque el tiempo se nos agota”, dijo.

Ron había dimitido formalmente antes de la junta y no estaba presente para responder a las críticas.

El vicepresidente Roberto Higuera no ofreció ningún objetivo financiero nuevo durante la junta y dijo que cualquier estrategia futura, incluido el pago de dividendos, estaría en manos de Saracho, quien se espera que sea confirmado en su cargo en un consejo de administración el lunes tras la junta.

Bajo el mandato de Ron, el banco planeaba deshacerse de activos inmobiliarios por 6.000 millones de euros en una sociedad separada para tratar de reducir su cartera inmobiliaria en 15.00 millones de euros para 2018 e incluso pagar dividendo con cargo a 2017, pero todavía está por ver cómo actuará Saracho. (Información adicional de Amanda Calvo; editado por Keith Weir. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below