ACTUALIZA 1-Abengoa dice a empleados españoles que no tiene para pagar nóminas de febrero

viernes 26 de febrero de 2016 16:09 CET
 

(Añade detalles, contexto)

MADRID, 26 feb (Reuters) - En un correo electrónico remitido el viernes a sus empleados, el presidente ejecutivo de Abengoa reconoció que la empresa no tiene por el momento dinero para hacer frente al pago de las nóminas de febrero, aunque se mostró esperanzado en resolver los problemas de liquidez y cerrar la reestructuración de su deuda "en los próximos días".

"Desafortunadamente los esfuerzos que está llevando a cabo Abengoa para conseguir la liquidez necesaria para el pago de todas las nóminas que vencen a final del mes de febrero aún no han dado resultado", dijo José Domínguez Abascal en la misiva dirigida a sus más de 6.000 trabajadores en España.

Una portavoz de Abengoa rehusó comentar la información.

El máximo ejecutivo de la empresa andaluza señaló que espera resolver "en los próximos días" el problema de liquidez y cerrar el esperado acuerdo sobre la reestructuración de su deuda.

"Estamos en la recta final para cerrar un preacuerdo para la reestructuración financiera... Confío en que seremos capaces de lograrlo en los próximos días", dijo.

Sin embargo, una fuente familiarizada con las negociaciones dijo el viernes que los bancos siguen mostrando reticencias a ceder parte de las garantías constituidas en la filial estadounidense Atlantica Yield para que un grupo de grandes bonistas de Abengoa inyecte unos 160 millones de liquidez urgente.

Estos bonistas coordinados por Houlihan Lokey, que amasan un 40 por ciento de los cerca de 5.000 millones de euros en bonos de Abengoa, estarían incluso dispuestos a soportar los 1.100 millones que el plan de viabilidad ve necesarios para que la empresa salga de la crisis en 2016 y 2017, aunque para ello exigen todas las garantías de la "yieldco", añadió la fuente.

Abengoa, en preconcurso de acreedores desde finales de noviembre, negocia a marchas forzadas con sus acreedores para tratar de evitar la que sería la mayor quiebra de la historia española con un pasivo que rondaría los 25.000 millones de euros.

La empresa ha presentado una propuesta de plan de viabilidad que ha de ser avalada y soportada por un balance con un nuevo esquema financiero en el que los bancos acreedores deberán convertir deuda en capital y asumir quitas para poder evitar un concurso que podría producirse si no hay acuerdo antes del próximo 28 de marzo. (Información de Julien Toyer, Carlos Ruano y Jose Elías Rodríguez, editado por Tomás Cobos)