El boom de las hipotecas sigue presente en algunos países de Europa

lunes 19 de agosto de 2013 12:04 CEST
 

Por Karolina Tagaris y Natalia Drozdiak

ATENAS/BERLÍN, 19 ago (Reuters) - ¿Recuerdas los días en los que te podían dar una hipoteca tan grande que podías comprar una casa, amueblarla, un coche para aparcarlo fuera y unas vacaciones para celebrarlo - y todo ello con un plazo de pago del que sólo es merecedor Matusalén?

Aquellos días no se han terminado en algunos lugares de Europa.

Aunque países como España e Irlanda pasan dificultades para reformar el sistema de préstamos de la era del boom que ha dejado a millones de hipotecados en peligro de perder su casa, hay otros lugares del continente que destacan por sus sólidas finanzas, que parecen estar dando préstamos como si la crisis económica no hubiera ocurrido.

En Holanda, con un rating crediticio máximo de triple A y donde se produjo uno de los mayores rescates financieros de la crisis - el rescate de ABN Amro en 2008 costó 30.000 millones de euros - los compradores de una primera vivienda todavía pueden acceder a créditos de hasta el 105 por ciento del valor de su nuevo hogar y pueden obtener hasta cinco veces y media su salario bruto.

Una burbuja inmobiliaria en proceso de deshincharse está llevando al Gobierno holandés a recortar en los productos hipotecarios más arriesgados, de modo que la máxima cantidad prestada será menor para 2018, pero todavía seguirá siendo el 100 por cien del valor de la vivienda.

Pero en Suecia, también con la máxima calificación sobre su crédito, una hipoteca sobreviviría a un joven comprador y sus nietos.

Tales diferencias muestran la falta de coherencia en los 28 mercados de préstamos que pronto formarán parte de la gran unión bancaria europea, diseñada para crear un sistema financiero más armonizado, aunque es improbable que tenga un efecto directo en el acceso de los ciudadanos al crédito.

En Grecia, los bancos solo prestan hasta el 70 por ciento del valor de la vivienda, frente al 100 por cien de antes de la crisis, lo que deja fuera del alcance de muchos la compra de vivienda tras seis años de recesión.   Continuación...