Banco malo español espanta a los inversores con precios altos

jueves 30 de mayo de 2013 19:16 CEST
 

Por Tom Bill y Sarah White

LONDRES/MADRID, 30 may (Reuters) - Grandes inversores en el sector inmobiliario consideran que el banco malo español está pidiendo unos precios excesivos por la mejor parte de sus activos, lo que está retrasando una rápida activación de las operaciones de venta.

Al igual que en el caso de Irlanda, el organismo creado para limpiar las entidades financieras de los activos tóxicos generados en el derrumbe de sus burbuja inmobiliaria ha tenido un lento arranque en su camino hacia la rentabilidad.

Los banqueros en España advierten de que la auditoría que se está realizando para determinar el valor real de sus activos podría revelar que algunos tienen valores cercanos a cero, lo que forzaría al Gobierno a buscar más capital para absorber las pérdidas resultantes sobre el valor en libros.

Pero los inversores inmobiliarios consideran que aunque la recesión se profundice en España, la SAREB ha mostrado pocas señales de ceder en las negociaciones mantenidas este año, exigiendo precios cercanos a los de los activos de las zonas prime en grandes mercados como el de París y Londres.

"No voy a perder más tiempo con la SAREB", dijo bajo condición de anonimato un inversor de una institución internacional que gestiona más de 5.000 millones de euros de inmuebles en Europa.

"Hay buenas posibilidades de operaciones en España, pero no a través de la SAREB", añadió.

Fundada a finales del año pasado la Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), la institución se puso un plazo de dos años para dar beneficios con los activos tomados de los bancos, para los que hay unos recursos propios de 4.800 millones de euros aportados principalmente por el Estado y los grandes bancos.

El ministro español de Economía dijo que la SAREB tiene como objetivo vender unos 1.500 millones de euros este año pero los inversores consideran que el precio y el goteo de ventas hasta la fecha hace improbable esta meta, con cierta parálisis en la agencia pública debido al temor a vender demasiado barato.   Continuación...