Actividad del banco malo castigará aún más a las promotoras

viernes 9 de noviembre de 2012 14:43 CET
 

Por Tom Bill

MADRID, 9 nov (Reuters) - El sector promotor podría experimentar una nueva ola de bancarrotas en España cuando el "banco malo" comience a vender sus activos obligando al sector financiero a enfrentarse al duro ajuste que está viviendo el sector inmobiliario.

La escasa actividad en el sector inmobiliario desde 2008 ha hecho imposible evaluar el alcance del derrumbe del sector, ya que muchas entidades crediticias han refinanciado préstamos a promotoras para evitar su caída y no deteriorar aún más sus balances.

Pero la realidad va a golpear a unos y otros cuando el banco malo, que va a absorber los activos tóxicos ligados al sector inmobiliario que cargan los bancos, comience a vender su stock y encuentre escaso interés inversor o exigencias de descuentos mayores a los ofrecidos, dijeron expertos inmobiliarios.

Una respuesta pobre a la oferta de la sociedad de gestión de activos -denominado Sareb- provocará una caída mayor de los precios de las viviendas y reducirá notablemente el valor de los activos que se encuentran en los ya deteriorados balances de las promotoras.

"La creación del banco malo solo puede ayudar a los bancos y dañar a las promotoras", dijo Humphrey White, director de inversiones en la consultora inmobiliaria Knight Frank en España. "Muchas se han mantenido por valoraciones irreales y ahora se podría producir una corrección muy necesaria que evite una muerte lenta".

Una advertencia sobre los riesgos que todavía planean sobre los vínculos entre las promotoras y los bancos llegó el mes pasado con el anuncio por parte de Reyal Urbis de un preconcurso de acreedores con una deuda de cerca de 4.000 millones de euros.

En el tercer trimestre, 1.466 empresas suspendieron pagos en España, un 22 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, según los registros oficiales. Un 30 por ciento de estas empresas estaban en el sector de construcción o promoción de viviendas.

Más de la mitad de todas las inmobiliarias podría encontrarse en peligro, debido a todo el suelo y los proyectos sin terminar que tienen en cartera, según Rafael Powley, directivo en la consultora inmobiliaria Jones Lang LaSalle.   Continuación...