Segura pide para futura CNMV mismo estatus que Banco de España

jueves 29 de mayo de 2008 17:49 CEST
 

MADRID, 29 mayo (Reuters) - El presidente de la CNMV, Julio Segura, reclamó el jueves para el futuro supervisor del mercado español un "estatus semejante" al del Banco de España tras conocerse la semana pasada la intención del Gobierno de reducir de tres a dos los organismos reguladores.

"Pero un modelo de twin peaks requiere, en nuestro país, además de ciertas transferencias, en ambas direcciones, entre el Banco de España y la CNMV, (...) una semejanza en los estatus institucionales de los dos supervisores. Y, desde esta perspectiva, la situación actual de la CNMV es muy deficitaria", explica Segura en la presentación del informe anual del supervisor.

El ministro de Economía, Pedro Solbes, anunció el jueves pasado la creación de la nueva Comisión Nacional de Servicios Financieros que, entre otras cuestiones, asumirá las funciones de la CNMV.

El titular de la cartera económica enmarcó la creación de esta institución en la reforma del sistema supervisor que supondrá también la desaparición de la Dirección General de Seguros, cuyas competencias asumirá el Banco de España.

En la práctica, la modificación de la estructura estatal que supervisa a los agentes financieros supondrá la unificación de los tres organismos que existen en la actualidad - el Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la Dirección General de Seguros- en tan sólo dos.

Segura explicó en su presentación del jueves que la ventaja del nuevo modelo es que "el conflicto de intereses entre la supervisión de solvencia y de conductas, que se agudiza en situaciones de crisis financieras, es mejor que se reconozca y se resuelva con transparencia entre dos instituciones distintas, que como un problema interno de una sola institución que, inevitablemente, se sesgaría en una u otra dirección".

La función de la nueva Comisión de Servicios Financieros consistirá sobre todo en dictar y supervisar las conductas de mercado.

El Banco de España quedará así como organismo de control de la solvencia, no sólo de los bancos y cajas sino también de aseguradoras e instituciones de inversión.

Segura, que califica de "satisfactoria" la iniciativa de este nuevo modelo de supervisión, consideró que espera que la iniciativa permita mejorar el actual grado de eficacia de la supervisión financiera española y que sea homologable al de los supervisores financieros más avanzados".   Continuación...